Cómo limpiar plantas artificiales, trucos y consejos

Como especialistas en plantas artificiales y flores artificiales que somos, aquí queremos mostraros y enseñaros algunos consejos y trucos muy útiles para que aprendas a cómo limpiar las plantas artificiales de tu hogar de una manera muy práctica, fácil y sencilla. Como te hemos mencionado en algunas ocasiones, es evidente que las plantas y las flores artificiales son mucho más fáciles de limpiar y de cuidar en vista a las plantas y las flores naturales, que son mucho más complejas de cuidar y de mantener vivas.

Las plantas artificiales son ideales para todas aquellas personas que no disponen de tiempo suficiente o de luz suficiente en sus hogares y se decantan, sin duda, por ellas. Es evidente que a todo el mundo les gusta que en su casa reine un toque de color proporcionando bienestar, optimismo y vida.

Pero a menudo, como con todo en este mundo, nos surgen dudas sobre como limpiarlas, sobretodo aquellas que son más complejas o que tienen partes más delicadas que otras.

¿Cómo limpiar las plantas artificiales?

No importa del lugar de la casa dónde se encuentren ubicadas, ya sean plantas artificiales para exterior o para interior, ambas requieren una limpieza periódica cada cierto tiempo, ya que si no, de lo contrario, se comenzarán a ver feas, deteriorarse o incluso se pueden llegar a desteñir. Además, pueden ser un foco principal de suciedad y polvo acumulado.

En este apartado te mostramos los utensilios ideales para que encuentres el instrumento de limpieza ideal para ti y para que puedas mantener tus plantas brillantes y nuevas como si del primer día se tratase.
Los productos ideales para ayudarte a mantener tus plantas artificiales limpias como el primer día son:

Te mostramos el por qué a todos estos utensilios y te enseñamos distintos métodos de limpieza con dichos utensilios.

¿Cómo limpiar plantas artificiales con un plumero o un trapo?

Un plumero es ideal para poder eliminar y quitar toda la suciedad y el polvo que las plantas artificiales pueden acumular en su interior.

  • Solo deberás pasar el plumero o el trapo por encima de la planta, con delicadez, e irás viendo como el polvo y la suciedad se va desvaneciendo.

Pásalo de una forma suave teniendo en cuenta no estropear o dañar la planta. 

¿Cómo limpiar plantas artificiales con vinagre y agua?

No hay que ir muy lejos para darse cuenta de que el vinagre es uno de los utensilios más utilizados para la limpieza en nuestro hogar ya que aporta grandes beneficios en los suelos y los cristales mayormente, pero en nuestras plantas artificiales nos será para menos. Se convertirá en tu gran aliado.

  • Dependiendo del tamaño de tu planta deberás tener a mano un recipiente (vaso, por ejemplo).
  • Añádele la mitad agua templada y la otra mitad de vinagre, a partes proporcionales y mezcla.
  • Después ve mojando un trapo o una bayeta para poder empezar a limpiar toda la superficie de la planta.

Intenta hacer movimientos circulares en una misma dirección. Además existen algunas plantas artificiales echas de materiales que se destiñen, te recomendamos que primero de agregar toda la mezcla por encima de toda tu planta, pruebes con una esquina de esta y compruebes si se destiñe o no, ya que de lo contrario, tu planta podría sufrir daños. 

¿Cómo limpiar plantas artificiales con sal gruesa?

Una de las otras ocurrencias más comunes es limpiar tus plantas artificiales con sal gruesa, es sin duda, una de las mejores alternativas que existen.

  • En una bolsa, introduce una cantidad generosa de sal gruesa, una vez añadida la sal, añade tu planta artificial dentro. Agita la bolsa y verás como la suciedad y el polvo se van quedando en el agua y se van deshaciendo de tu planta.

Agita la bolsa con mucho cuidado teniendo en cuenta que puedes romper tu planta. Además si abres la bolsa seguidamente, ponla boca abajo y agítala un poco más para terminar de retirar la sal que puede haberse quedado impregnada en tu planta. 

¿Cómo limpiar plantas artificiales con un secador?

Es evidente, como te hemos mencionado anteriormente que existen plantas artificiales más complejas o que tienen algunas partes más complicadas de llegar para poder limpiarlas, es entonces cuando el secador será tu mejor aliado.

  • Lo vamos a utilizar a una velocidad media al igual que la temperatura. Además podrás ayudarte con un pulverizador de spray con agua para que así queden mucho más relucientes después de haber utilizado el secador.

Moja bien tu planta artificial, haz hincapié en cada hoja y cada parte compleja, después podrás ayudarte también con un trapo o bayeta para que te ayude a terminar de quitar toda la suciedad y el polvo. 

Algunos consejos demás…

  • Limpia con regularidad tus plantas artificiales; Es uno de los factores más importantes, hacerlo regularmente. Te hemos contado algunos métodos de cómo limpiar tus plantas artificiales, ahora solo basta con que seas constante y lo apliques con regularidad para que tus plantas luzcan siempre perfectas y como si del primer día se tratase.
  • Utiliza aceite de oliva; El aceite de oliva, es uno de los grandes aliados para aportar brillo a muchísimas cosas, en las plantas artificiales no es para menos. Prueba con echar un par de gotas de aceite de oliva en un paño, trapo o bayeta y úsalo para pulir el plástico de tu planta artificial. Después limpia el exceso de aceite con un paño limpio y seco.
  • Utiliza glicerina; Uno de los trucos más sencillos y más recurridos para aportar brillo a nuestras plantas artificiales es utilizar glicerina, hoja por hoja agregándola con un trapo o una bayeta. Aportarás un brillo que la hará recluir totalmente limpia y como si fuese nueva.

Siempre hay que hacerlo tras el correcto lavado de la planta artificial y no antes puesto que el polvo puede ocasionar un resultado inverso al que queremos.

La importancia de secar las plantas artificiales

Es muy importante secar bien nuestras plantas artificiales después de limpiarlas con productos húmedos, ya que pueden ser un foco de aire e incluso de microbios y bichos.

Deberás dejar secar tus plantas ya sea gracias al aire libre o bien secándolas después con un trapo, paño o bayeta completamente seco.

Este proceso es muy importante si has utilizado alguno de los trucos que te hemos mostrado anteriormente y las has humedecido o enjuagado con agua. 

 

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)